Cantamos en tu Boda
 
  Un padre rompe el protocolo y todos se emocionan VER  
   
   

Un coche adornado (con arreglos florales), pasa a recoger a la novia, a quien acompaña el padrino El novio, llega por separado, acompañado por la madrina. Los primeros en llegar a la iglesia deben ser el novio y la madrina. Éstos deberán esperar a la novia en el altar de la iglesia (y no esperar fuera como hacen la mayoría de la gente en la actualidad). Lo mismo para los invitados, que todos deben esperar a la novia en el interior del templo.
Desarrollo.
La novia llega a la iglesia, acompañada por el padrino, y entra en la iglesia mientras suena la marcha nupcial. Si hay damas, pajes o niños de arras, estos entran detrás de la novia, vigilando no pisar la cola del vestido (cosa bastante frecuente). El padrino (el novio) ofrecen su brazo izquierdo, excepto militares con sable (que se lleva a la izquierda) que ofrecen su brazo derecho.
Colocación.
Una vez que la novia ha llegado al altar la colocación en el mismo de izquierda a derecha es como sigue: la madrina, la novia, el novio y el padrino (siempre mirando hacia el altar). Los testigos de cada uno se sitúan a lado correspondiente (si van por la novia a la izquierda y si van por el novio a la derecha). Los familiares también se deberían colocar en su lado correspondiente (aunque es una práctica poco llevada a cabo). Se suele dejar este tipo de colocaciones para bodas muy formales.
Ceremonia.
En bodas muy formales, los padrinos pueden estar situados a un lado del altar, en vez de al lado de los novios. A lo largo de la ceremonia el sacerdote reclama los anillos que se colocan en el dedo anular derecho o izquierdo.
El anillo se lleva en el dedo anular (que según la tradición contiene la vena amoris). La mano en la que tradicionalmente se lleva depende de cada zona. En los países hispanos se lleva en la mano izquierda. En España se lleva en la derecha, excepto en Cataluña y Valencia. En Alemania se lleva en la mano izquierda durante el compromiso y en la derecha una vez casados.
Tanto los anillos como las arras se entregan en este orden: esposo a esposa y esposa a esposo. Las alianzas las suele tener el padrino y la arras la madrina, excepto si hay niños de arras, que son lo encargados de llevarlas.
Otra de las características de la boda religiosa, es que los novios además de comulgar beben del cáliz. Una vez "casados" el novio levanta el velo de la novia, y la da un beso (la expresión "puedes besar a la novia"). Se finaliza el acto con la firma de los contrayentes, padrinos y testigos (generalmente en el altar o en la sacristía). El sacerdote debe entregar a los contrayentes la certificación eclesiástica para su inscripción en el Registro Civil y que surta los efectos legales correspondientes.
Cortejo de salida.
La salida de la iglesia es: los novios del brazo, detrás los padrinos y los niños de arras y las damas de honor. Si los padres no son los padrinos, pueden salir el padre de la novia del brazo de la madre del novio, y el padre del novio del brazo de la madre de la novia. Al salir, se produce la inevitable lluvia de arroz (aunque en algunos casos se lanzan pétalos de flores y se aplican otras costumbres). Si durante la boda hay un servicio de fotógrafo y vídeo contratados, deberán ser lo más discretos posibles y no hacer ruido o molestar. Los nuevos esposos marchan juntos en el automóvil.
Flores.
Los arreglos florales deberán ir acordes al sitio donde celebremos la ceremonia. Los grandes arreglos florales, están reservados para Catedrales y grandes iglesias. Para ermitas, capillas y pequeñas iglesias, debería optarse por sencillo adornos florales. Dependiendo de la formalidad de la boda (y del presupuesto), se puede "arreglar" floralmente toda la iglesia, o solamente el altar y los primeros bancos. Se utilizan por regla general flores blancas, o de colores pastel muy pálidos (cremas, amarillos, etc.). Para el arreglo floral del automóvil, también se debe utilizar el mismo color de flores.
Los arreglos florales, pueden ir acompañados de motivos y detalles no florales. Lo mejor es dejarlo en manos de profesionales que estudiarán el templo y en función de la luz y distribución del mismo, optarán por diseñar el arreglo más acorde con el sitio. Las flores, que por regla general, más se utilizan para estas composiciones florales son los crisantemos, las margaritas y las azucenas. Pero no se descarta cualquier otro tipo de combinación con otra clase flores, siempre en tonos blancos o muy claros y luminosos.


Música.
La marcha nupcial, solamente suena cuando entra la novia en la iglesia y cuando salen los novios del templo. La más escogida por todas las parejas es la "Marcha Nupcial de Mendelssohn". Los orígenes de tal costumbre (poner una marcha nupcial al entrar en la iglesia) parece que viene de la boda celebrada en 1858, de la Princesa Victoria de Inglaterra (hija de la Reina de Inglaterra y Emperatriz de la India), con el Príncipe Federico Guillermo de Prusia. La Princesa, que se casó en la Capilla Real de Saint James' Palace, eligió la obra de Mendelssohn para acompañar su entrada a la iglesia. Esta costumbre se fue imponiendo desde la corte hasta las instancias más nobles del pueblo llano, y esta costumbre perdura hasta nuestros días. Cuenta, la historia, que para salida de la Iglesia eligió la "Opera Lohegrin" de Wagner .
Pero, aunque la marcha nupcial es la reina "musical" de la ceremonia, a lo largo de toda la boda, se suelen escuchar otros temas clásicos (bien "enlatados" o bien interpretados en directo). Si el presupuesto lo permite, puede contratar los servicios de un cantante profesional o de un coro.
Temas musicales.
Los temas que más se escuchan en una boda suelen ser: el "Aleluya" del Mesías de Haendel o su "Canticorum", "Lascia ch'io Pianga" o "Heil, heil, heil". También el tema "Die Himmel Erzählen" de Haydn, de su obra la Creación. Durante la ceremonia el repertorio a escoger por los novios es muy extenso, siempre de autores clásicos y consagrados, aunque puede optarse por composiciones más modernas, o piezas populares y tradicionales de nuestra región, autonomía o país.
Del gran repertorio disponible podemos destacar algunas composiciones como: el "Ave María" de Schubert, el "Gloria" de Vivaldi. Luego de autores como Mozart, podemos elegir multitud de composiciones como: "Aleluya", "Laudate Dominum". Y de otros autores, podemos elegir: "How Beatifull" (de la obra el "Mesías"), el "He shall feed his folck", de Haendel, el "Panis Angelicus" de Franck, el "Et in Unum" de Bach ó el "Amén" de Pergolesi. Las posibilidades son muchas y variadas.
Elección personal.
Seleccionar la música que se oirá durante toda la ceremonia es una elección personal de los novios. Si optamos por la música clásica tenemos un amplio repertorio donde escoger. Si optamos por música más regional o típica de la zona, procure respetar la tradición.
Hay que tomar en cuenta que al final es el sacerdote quien decide como se organizará la entrada, por mucho que ensayemos o por mucho que estemos seguros de que será de una forma, el sacerdote puede cambiar la entrada al último minuto. Puede que no estemos de acuerdo, pero en mi experiencia es algo común que suceda y debemos tomarlo en cuenta como una posibilidad para no aferrarnos a un sólo acomodo y orden.
Otra cosa que deberás considerar es que los miembros de la corte deberán estar afuera del recinto 20 minutos antes de la hora programada como mínimo para resolver detalles finos y calmar los nervios. Las mujeres entrarán a la iglesia del lado izquierdo y los hombres de lado derecho, al finalizar la ceremonia intercambian puestos para salir, es decir, las mujeres de lado derecho y los hombres de lado izquierdo. Con este mismo principio, la familia de la novia se sentará del lado izquierdo de la iglesia y lo contrario para el novio. Ahora veamos cómo es una entrada tradicional a la iglesia.
El orden aquí sugerido es el señalado por la iglesia católica, en otras religiones, se suele eliminar a los padrinos de velación y de biblia; si es aún más secular, se harán las adaptaciones pertinentes.
Un tip para concluir: Caminen lento y disfruten la entrada, hagan que dure y que la música se disfrute, sobre todo tú como novia, desfila pausado y con gracia para que todos te admiren en tu vestido de novia. Recuerda que la barra de comentarios está hecha para ti, no dudes en escribirnos tus dudas y opiniones. Suscríbete a nuestra revista de bodas y recibe nuestras publicaciones cada semana. Sigamos planeando juntas tu boda.